domingo, 21 de mayo de 2017

EL VESTA:HA PARTIDO A LA CASA DE DIOS PADRE,EL MEDICO TOMAS PÉREZ CHINER, DEL CRISTO DEL BUEN ACIERTO, HOY ESTARÁ EN EL TANATORIO Y MAÑANA LUNES A LAS 10.30 HORAS EN DICHO TANATORIO DE LOS NARANJOS SERÁ LA EUCARISTÍA POR SU ETERNO DESCANSO Y A LAS 11.30 HORAS EN EL CEMENTERIO DEL CABAÑAL RECIBIRÁ CRISTIANA SEPULTURA



FOTOS VARIOS AUTORES

FCM.Ha partido a la Casa de Dios Padre, DON TOMAS PEREZ CHINER durante algunos años hermano cofrade de la Hermandad de Vestas del Santísimo Cristo del Buen Acierto, y actualmente socio protector de la misma.
Nuestra vida está llena de símbolos  el hombre propone y Dios dispone. Y vaya semana llevamos..
El santísimo Cristo del Buen Acierto, al que  le profesaba gran devoción lo amparará en el reino de los cielos.
Don Tomás nació en 1925 y su vocación de servicio a los demás le llevó a convertirse en médico, y ejerció su profesión tanto en el Dispensario Antituberculoso del Puerto como en el Instituto Social de la Marina.Residía en la calle Dr.LLuch en nuestro Canyamelar.  Hoy estará su familia en el tanatorio de la Avenida de los Naranjos acompañandolo y mañana lunes a las 10.30 horas se celebrará su funeral en la capilla del propio tanatorio y a las 11.30 horas recibirá cristiana sepultura en el Cementerio del Cabañal.
Los que tuvimos el placer de conocerlo, sabemos que era un hombre, culto, discreto educado, trabajador y creyente, un padre de familia muy querido, y sus hijos que les transmitió el amor a las tradiciones, Tomás, Angeles y Maria bien lo saben, y por eso siguen procesionando cada año junto al Cristo del Buen Acierto,ahora con sus hijos, los queridos nietos de Don Tomás.
Yo recuerdo de una manera muy emotiva aquella Semana Santa de 1992 y 1993
Y el legado de nuestros mayores y su recuerdo, y el respeto a quienes nos precedieron en nuestras procesiones, es algo que aprendí en mi infancia y enseño a mis tres hijos.
 Y os lo digo porque como publique en el librito de nuestra Hermandad de 1993, en la procesión del CINCUENTENARIO de 1992 tuvimos un recuerdo y procesionaron junto a nosotros, unos históricos 
De izquierda a derecha D.Tomás Pérez Chiner (q.e.p.d.),D.Juan Manuel Morales Pellicer(q.e.p.d.),D.José Pérez Ballester(q.e.p.d.),D.Francisco Celdrán Montero,D.José Eleuterio Palau(q.e.p.d.),y D.Vicente Pérez González(q.e.p.d.).

Ahora tras una vida muy fructífera junto a su esposa Vicen Fontelles, ha marchado junto a Dios Padre.Y debo de repetir lo que decia el otro día,

Vicen, Tomás, Angeles, Maria  y demás familia.Sois  creyentes:
Dicen que TOMÁS se nos has ido.Y bien sabéis que no es verdad;
Está entre nosotros con una nueva dimensión;La dimensión de los que mueren en el Señor.
Está ya en plenitud con el Padre a quien amaba.
 La historia de TOMAS ha sido una historia fundamentalmente de amor,
de amor a su familia y de amor  hacia los demás con una bonita profesión.

Orar, confiada y humildemente,en estos momentos que lo añoraís es un modo real de acompañarlo como ser querido más allá de la muerte.Porque la oración es la que nos pone en comunión con Dios;un Dios de vivos y no de muertos.
 Esto es también lo que hizo Jesús la noche antes de su muerte.Pidió al Padre por todos los hombres para que pudiésemos estar con Él, más allá de la frontera de la muerte que Él mismo iba a vencer con su propia muerte y resurrección.
Cuando nosotros ahora rezamos por TOMAS estamos actualizado aquella oración de Jesús
que tantas veces hemos escuchado en el Evangelio:
Queremos que estés para siempre en la gloria de Jesucristo,ya que desde el comienzo de tu vida fuiste de Jesús,por la fe y el bautismo.
Jesús sólo habla del descanso y del perdón,de la puerta abierta:

“Yo soy la resurrección y la vida”;
“Hoy estarás conmigo en el paraíso”.
“Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados
y yo os aliviaré”.
“Yo soy el buen pastor y conozco a mis ovejas”.
“Venid, benditos de mi Padre, heredad el Reino prometido”.
“Nosotros hemos de gloriarnos --decía san Pablo—en la cruz de nuestro Señor Jesucristo.
En él está nuestra salvación, nuestra gloria para siempre”.
 Al final de nuestro camino
–como también al principio-- está Dios.
Un Dios que nos acoge,
un Dios que nos recibe en Él.
Un Dios Padre que nos ha creado por amor y nos salva en Cristo su Hijo, también por amor.
“El nos amó primero y entregó a su Hijo por nosotros para que tengamos vida y la tengamos en abundancia”.
Esta es la fe de los cristianos.Allí donde algunos sólo descubren el final y la corrupción de la muerte, nosotros descubrimos,con los ojos iluminados del corazón,el inicio de una vida nueva,glorificada y resucitada en Cristo Jesús.
 Es precisamente la fe en Cristo,muerto y resucitado la que da sentido a nuestra oración.
A partir de ahora , tenemos un nuevo aliado en el cielo.



Desde EOS, elevamos una oración por su eterno descanso, .Un fuerte abrazo en Cristo a toda la familia.

1 comentario:

  1. Muchas gracias, Paco, por tan reconfortantes palabras. Un abrazo.

    ResponderEliminar